Talleres

 

Fotos NOG

 

-Acción Insurrecta 

Acción puntual, en la que nos encontramos 2 horas y en ese tiempo compartimos el tránsito por una experiencia de contagio que responde a unas consignas que nos permiten llegar rápidamente y juntas a diferentes estados, para luego vivir juntas la insurrección de lo sensible en la calle. Somos entre 40 y 80 personas.

recife fua 3

Escribir una leyenda

Foto: Festival Cenacumplicidades

Hemos realizado la experiencia en:

  • Festejo día de la danza – Juan Lacaze, invita Liceo de Juan Lacaze 2018
  • Encuentro de Jóvenes Creadores – Maldonado, invita Taller Casarrodante 2016
  • Festejo día de la danza – Libertad, San José, invita Liceo de Libertad 2015

 

-La experiencia del pensamiento en movimiento / taller de creación               

Módulo de creación II Taller Casarrodante, Agosto-Noviembre 2017

Foto: Stephanie González

Para este taller trabajamos desde el proyecto Insurrección de lo sensible (2013), investigación que involucra prácticas que son reflexiones que versan sobre filosofía, conciencia, palabra, sentidos, política, comunidad y afectos. Asumiendo al pensamiento constitutivo de nuestra experiencia, reconocemos sus diversos modos de presentarse y cómo éstos modifican nuestras prácticas. A través de experiencias intensas y estados diversos de la conciencia, se nos aparecen: variaciones del pensamiento, irrupciones de lo sensible e ideas y conceptos que operan como marco silencioso para la acción.

Insurrección de lo sensible, fue el universo del que cada participante se sirvió para transitar sus propios procesos de creación. Trabajamos sobre los diversos elementos que participan en ellos, compartimos herramientas para la creación y metodologías para su desarrollo. Instancias de lecturas y estudio, conversación e intercambio, nos permitió crear nuevas perspectivas para nombrar e interpelar nuestro presente. Nos configuramos en comunidad, necesitamos del otro para develarnos.


 

 -La experiencia del pensamiento en movimiento / PROVOCANTES 2017       

Instituto patagónico de artes, Neuquen-Argentina. Se realizó del 11 al 14 de octubre.

Foto: Eva Fariña

Asumiendo al pensamiento constitutivo de nuestra experiencia, reconoceremos sus diversos modos de presentarse y cómo éstos modifican nuestras prácticas. A través de experiencias intensas y estados diversos de la conciencia, se nos aparecerán: variaciones del pensamiento, irrupciones de lo sensible e ideas y conceptos que operan como marco silencioso para la acción.

Si tenemos que ser algo, seremos billones de células, reacciones químicas, fluidos  ideas, gases, bacterias, miedos, tejidos transitando un camino de insistencias. Buscamos llegar a estados que distorsionen nuestros sistemas perceptivos habituales, ahora la acción es la atención, el afecto se desparrama y la lengua es lengua. El tiempo, el ser y la necedad de nombrar se diluyen. Para existir tenemos que abandonarnos a ser y abandonar el ser, pero para vivir tenemos que ser alguien, para ser alguien tener que tener huesos, no tener miedo de enseñarlo y de paso perder la carne.


 

-Entrenamiento de lo sensible y el pensamiento en movimiento 

Taller para estudiantes y docentes del SODRE escuelas de arte – danza contemporánea. Se realizó del 3 al 7 de julio de 2017.

foto subir

Foto: Stephanie González

Asumiendo al pensamiento como constitutivo de nuestra experiencia, los invitamos a reconocer sus diversas maneras de presentarse y cómo éstas modifican nuestras prácticas, pondremos especial atención a lo que nos sucede cuando habitamos la escena. Generando prácticas intensas descubriremos la modificación del pensamiento, la irrupción de lo sensible, e ideas y conceptos que tenemos como; cuerpo, mente, público, espacio, teatro, universo de la obra, error, trabajo, reconocimiento, las cuales operan como marco silencioso para la acción. Reflexionaremos sobre teorías de la mente, razón, percepción, pensamiento ubicuo, lenguaje, lo sensible y el sentido. Trabajaremos en colectivo porque necesitamos al otro para develarnos, lo que somos se configura en comunidad.


 

– Práctica de movimiento abierta y colectiva para cuerpos deseantes / Congreso Transversal Escena Política, Paradigmas del habitar, paradigmas del gobierno y comunidades sensibles. Sábado 22 de octubre de 2016.

Foto: Escena Política

Cuerpos deseantes / Por Cecilia Graña y Paola Pilatti. Para cerrar el segundo día en Escena se desarrolló una práctica corporal coordinada por la bailarina y coreógrafa uruguaya Federica Folco. La actividad convocaba a los cuerpos deseantes y se presentaba como abierta y colectiva. El espacio, que anteriormente había sido escenario de sillas y cuerpos, se transformó en un espacio amplio de posibilidades para el movimiento y la experimentación. La consigna que predominó fue la de no dejar de tocar y sentir los cuerpos. Esos cuerpos presentes fueron tomando nuevas formas y a ellos se sumaron otros que concurrieron especialmente para esa práctica. Profundizaron en relaciones sonoras y espaciales; involucran el contacto y la deconstrucción de las palabras y el sentido. En cierto momento esos cuerpos se sublevaron, salieron en estampida del aula que los contenía en el Instituto Superior Octubre y tomaron la calle. La práctica se apropió de un trozo del espacio público; griteríos, corridas, agites, alianzas, aplausos, palabras, cantos, trepadas, pogos, saltos, lenguajes y dialectos extraños. La calle se convirtió en escenario de una insurrección.” http://www.escenapolitica.org/cronicas/07.html 

Foto: Escena Política

Individuacion de cuerpos deseantes / Por Silvio Lang. El sábado 23, segundo día del congreso transversal, luego de la puesta en común del trabajo en los talleres, lxs artistas Federica Folco y Juan Onofri, coordinaron la Práctica de movimiento abierta y colectiva para cuerpos deseantes. La actividad reunió alrededor de 100 personas, en el subsuelo del Instituto Superior Octubre, hasta que surgió la posibilidad de seguir la prueba de movimiento colectivo en la calle, en la noche. Romper el centro. O ocuparlo como zona de tráfico de informaciones sensibles. Respiraciones; alientos, temperaturas; tonos musculares; pieles; protuberancias; pulsaciones; volúmenes; texturas; otros ritmos; voz de voces. Desplegar un atlas de sensaciones mediante acoples de informaciones materiales que se componen sin quererlo. Risas; torsiones; apretadas; tensiones. Instituir una red de gestos contrafóbicos. Producir comunidad es aceptar vincularse. Como si la vida se te fuera ahí: en lo que hay de lo que te afecta. Sin embargo, hay más escalas: la red de vínculos crece, se expande, recorre otros puntos, amplifica el territorio de movimiento. Tampoco, soy arrastrad* a todo: hay micro-decisiones a partir de las afecciones. El poder de la masa es un conjunto de afectos-decisiones en juego que se ejecutan por contagio, por contacto. La masa habita lo que pasa y de allí surgen los gestos, las poses, las voces. La masa habilita lo que es desde lo que le hace y hace. El tejido de vínculos se relanza desde esas distancias que plantea el juego de las afecciones. Todo lo que pasa en la otra punta es, también, me pasa. Se suceden mareas de la carne, que me empujan como oleaje, cómo ondas. Toda una demos-trancia de la potencia de la masa. Entradas y salidas desde los extremos de la masa, que reúnen, desunen y vuelven a reunir la red masiva. Articularse en el ritmo. Sentir lo que viene en lo que hay ya entre los vínculos de los cuerpos. Reconocer una inteligencia colectiva atenta a los devenires. Desvariar el tejido. Centripetárlo. La masa fuera de sí; la masa desubjetivizada. Ese sería un modo de estar en contaminación permanente. ¡Viva la infección contra-neoliberal de los cuerpos deseantes! «Articulaciones indigestas», dijeron a la tarde, unas lesbianas anarquistas del Uruguay, en el taller Xpropiaciones. Y yo, agrego un enunciado aprendido en la lucha política por la vida de las personas viviendo con virus: «todo contacto es un contagio». Como quería Henri Meschonic, si hay una política, que sea «una política del ritmo». El ritmo es lo singular de la potencia que insiste en el tiempo como una anacronia hasta entrar en el tiempo como sincronía ritmada, pero asignificante: como un amor en fuga. Entrismo de la potencia en curva de crecimiento. Modular el tiempo instituyente de todo lo intenso entre nosotres. Antenas al porvenir de los cuerpos, por doquier. Relanzar la red; rematerializar la materia; ampliar las escalas de vínculos; salir a la calle en manifestación sensible. Demostrar nuestra potencia del estar juntes.”        http://www.escenapolitica.org/cronicas/03.html


 

-Insurrección de lo sensible, laboratorio / Centro de Investigación Coreográfica, Noviembre 2014 – DF México

lamasa df

Foto: Anónima

“Somos una masa nos diluimos en pos de un presente común buscamos un estado de la presencia alterado. Construimos una densidad a partir de una proxemia, contacto de cuerpos que asumen los misterios. En lamasa los límites se diluyen, aparece un organismo en el que los integrantes se tocan, sin importar “el quién y el cómo” particular, está en continuo movimiento y transformación, las decisiones son asumidas desde una inteligencia que emerge del accionar colectivo, un fluir grupal para juntos llegar a la inestabilidad de las pulsiones”.

Trabajar sobre nosotros con los otros, un espacio donde el fin sea probarnos, reconocernos, derrumbarnos, perdernos, desaprendernos, pensarnos y entregarnos a lo incierto pero en compañía. Un instante donde intentar modificar juntos nuestros sistemas perceptivos sabiendo que responden a un paradigma occidental de entender el mundo y nuestra experiencia en él. Para eso trabajamos desde el cuerpo, tirando el cuerpo a la lucha, los pensamientos son cuerpo, la voz, la piel, los sentidos, prejuicios, los miedos, amar es cuerpo… Es desde ahí que buscamos transitar nuevas experiencias, que nos permite encontrarnos y perdernos en el instante antes de nombrar. Porque necesitamos ser otros.