máquina de realidad

 

Para evitar que este sistema devastador se apodere totalmente de nuestros organismos, creamos

                               LA MAQUINA DE REALIDAD.

                                                COMUNÍCATE CON NOSOTRAS Y VAMOS A TU CASA!

Para liberarnos de estas cadenas sensibles que nos atan a estos modos de vida, para destruir al sujeto que llevamos adentro con un ego alimentado por el individualismos insaciables. Para juntas ser trans en un mundo en el que quepamos todas, todos, todis, todes, para preguntarnos por nuestros deseos mas profundos y por qué no miserables, asumir con ¡¿valentía! y juntas cuestionarnos la propiedad privada y permitirnos ya no ser mas tu, ni tuyo, ni mío, ni yo mio, ni y tuyo mio.

tenemos el agrado de anunciarte que ha llegado   !!!!!!!!!!!! CR68

Cuando experimentes la terapia empática, junto al CR68 máquina de realidad antisistémica, estarás preparado para cuestionar y moverte, para identificar los modos de vida que reproducimos y reafirmamos. Pregúntate cómo podemos hacer para vivir juntes, pero no te quedes solo en la respuesta, ¡hazlo! ¡Hagámoslo! Creemos una nueva manera de vivir, una nueva realidad

Te ofrecemos sin costo el CR68, una ofrenda, que aparecerá cada vez que la necesites, cada vez que quieras usar la tarjeta de crédito, o envidiar a tu amigo porque se compro el auto nuevo, o sientes miedo  a que nadie de tu trabajo reconozca tu valor, CR68 te hará volver al camino. Queremos que tu potencia crezca, ¡darte fuerzas para poder seguir adelante!. Sabrás que el auto-ataque será compartido, somos una red cambiando los sentidos habituales. Estamos juntes!!

llamanos llama llamaos llama que llama

o mandanos un mensajee         098122471   te atendera CR68 la maquina.

insurrecciondelosensible@gmail.com

Queremos que sepas que nosotras estaremos para siempre junto a ti en este camino que hemos iniciado, el que no podemos ni queremos desandar.

CecilieFedericSofio

Los sentidos en la escena

Al profundizar en los sentidos que emergen, específicamente, en la experiencia que nombramos escena (con sus implicancias éticas, artísticas y políticas), percibimos que estos no nos permiten actuar, desde la perspectiva de la ficción, sobre nuestros modos de vida “reales”. Esto sucede porque opera en las experiencias escénicas de los espectadores y artistas, la dicotomía ficción y realidad. Esta dicotomía, que es una construcción, nos produce un aparente recorte entre lo que sucede en la escena y nuestras vidas reales. Diluyendo la posibilidad de que lo que se presenta en la escena reverbere y transforme  nuestras vidas. La ficción por convención, es lo fingido o inventado, está relacionado a la mímesis, que implica imitar la realidad. Casi todas las personas en nuestra comunidad asumimos que lo que pasa en escena no es real, porque adherimos a esta convención. Por más que la danza contemporánea en estas últimas décadas ha intentado reformular el planteo de la ficción a partir de introducir la idea de presentación en sustitución de la representación, sigue prevaleciendo en la experiencia como espectador un filtro ficcional ante aquello que se nos presenta. Lo que experimentamos pierde la categoría de real, ejemplos claros son eventos de violencia que se despliegan en la escena, ver alguien robar, orinar, gritar, por más que nos afecte sabemos que no son reales, estas acciones realizadas en la escena no tienen el mismo efecto y valor, que fuera de ella.

Esta condición de lo escénico nos lleva a proponer experiencias que disloquen las convenciones y relaciones que nos hacen asumir la ficción. Nos movemos fuera de lo escénico, con la intención de introducir nuevos sentidos en los espacios configurados desde nuestra cotidianidad. Para esto creamos, interviniendo nuestra vidas, instancias que se alejen de los modos habituales en que organizamos la realidad. Atentas a las relaciones que establecemos con las instituciones, fragilizando la realidad, introduciendo nuevos sentidos y modos de hacer; proponemos dispositivos experienciales que se desplieguen desde el deseo de crear otras experiencias comunes.

Las relaciones que establecemos con las otras personas incluyen fuertes protocolos a seguir, afirman formas y ordenamientos de la vida material que están operando a favor de un sujeto capitalista y neoliberal. En las distintas acciones que proponemos desde Insurrección de lo sensible, atendemos las diversas dimensiones y redes de sentidos que se despliegan en las relaciones que promovemos. Visualizamos los relatos que nos contamos para  manipularlos e introducir nuevos sentidos que debiliten las maneras establecidas de vivir.